domingo, septiembre 26, 2004

Mi nuevo novio

Ya no estoy sólo. Ahora tengo a alguien que siempre me acompaña. Es un niño de 4 años, y va siempre conmigo.
Estaba en mi cuarto, tumbado, con la mente en blanco, él se acercó muy despacio, me miró y mientras me sonreía me preguntó: ¿Qué haces con tu vida?. Me gire muy rápido para no verle más allí.
El viernes, yo estaba de pie enfrente del espejo del baño, con las manos apoyadas en el lavabo, sin pensar en nada, y desde el espejo me volvió a preguntar: ¿Qué haces con tu vida?.
Esta vez le di la mano y le saque del espejo, y ahora ya no se despega de mi. Me gusta que me acompañe a todos los sitios, ahora ya sé que nunca estaré sólo, sé que nunca me faltara compañía, porque mi extraño niño siempre irá conmigo. Los dos nos protegeremos mutuamente, y ya no necesitare a nadie más a mi lado.
Por las noches yo, le cuento historias inventadas, historias de mundos donde la gente es feliz y, generalmente todo acaba bien, y él se duerme a mi lado, yo miro como duerme porque yo ya no podré dormir en mi vida.

1 Comments:

Blogger vicente said...

Simplemente brillante. No había leído algo tan bonito en mucho tiempo. La frase "yo miro como duerme porque yo ya no podré dormir en mi vida." hiela la sangre. Cojonudo, cojonudo.

8:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home